¡GOBIERNO DIMISIÓN!

jueves, 14 de marzo de 2013

Cosas bonitas, como Fabián

Hoy es un día para cosas bonitas. Para canciones de Fabián, libros de García Márquez, mi perra corriendo bajo un brillantísimo sol de 4 grados, las casas de piedra de Murias, mis broches de libélulas, cartas de amor...
Yo siempre querré a Fabián con la fuerza del viento huracanado, con todo el corazón, pero también con las tripas, con un  pie marcando el ritmo de sus canciones en el suelo y con las orejas y los ojos. ¡Qué guapo es! ¡Qué manos tan bonitas! ¡Y qué sonrisa! He llegado a pensar que la sonrisa de Fabi es aún más bonita que sus canciones (pero me equivoco). Tengo ganas de escucharle todo el tiempo, mirarle mucho rato y tocarle para ver si es suave. No hay nadie que pueda sustituirle, eso es así. Me entenderéis cuando escuchéis cualquiera de sus discos, pero os dejo un enlace para que al menos podáis escuchar el último, que por cierto, acaba de salir a la venta y lo podéis comprar por internet
http://www.mondosonoro.com/Noticia/Estrenamos-en-exclusiva-lo-nuevo-de-Fabian/222218.aspx
Me encanta despertarme por las mañanas escuchando "La luz distinta". Mi futuro e inexistente novio agradecerá esta canción, porque sin ella los orcos de Mordor tienen mejor despertar que yo, seguro. Pero así no, así me despierto como en los anuncios de cereales, salto de la cama, abro mi balcón con vistas a la montaña nevada (esto es verídico, no es parte del anuncio) y sonrío mucho, mucho, por lo menos hasta que veo que se ha acabado la leche y no puedo desayunar.
Que me guste tanto me hace pensar que, en el fondo, soy una romántica. Aunque Santi y Dani me llamen Chungui, aunque Milli me llame otras cosas que no voy a escribir aquí, aunque no me dure casi ningún novio más de un mes, y el que dura me quiera aún menos que yo a él, pues resulta que sí, que tengo un corazón que baila a saltitos cuando leo cosas como esta http://trescientoveintegramos.blogspot.com.es/2013/02/hagamos-como-que-nunca-por-barbijaputa_17.html
Me voy a ir a dar un paseo con Luna, a ver si me despierto del todo y dejo de decir cosas que arruinen mi reputación. Por la tarde seguiré haciendo broches de gominolas, que también entran en la categoría de cosas bonitas, que se lo digan a todas las ventrsquis que ya los han comprado...
Muchos besos de amor para todos.

PD- Debo hablar unrgentemente con Salvador Gutiérrez (mi contacto en la RAE) resulta que lo he comprobado, y es cierto que hace años que la palabra bluyín forma parte del diccionario. Desconcierto.

2 comentarios: